Ajuntament de Teresa

DE MAS DE LOS TOROS A LA PALANCA ( TERESA )

Distancia: 4.300 m.

Tiempos: --> 1h. 05'<-- 1h. 15'

Tipo de camino: Carretero y de herradura.

 

El camino entre Sacañet y Teresa continua, con dirección N., al otro extremo de las ruinas del Mas de los Toros. Aquí abandonamos el camino de vehículos por la izquierda, comenzando el descenso hacia el barranco.

Pequeñas plantas aromáticas y medicinales cubren la senda muy poco usada en la actualidad pero bien delimitado entre las terrazas. No es difícil imaginar a los músicos de la banda de Teresa, cargados con los instrumentos, subiendo hace años pie por este camino para “tocar” en las fiestas de Sacañet.

Divisamos un corral semi derruido al fondo, en el otro margen del barranco: es el del de los Beletes. Tras este un monte coronado de peñascos. Con la cercanía del agua abunda el canto de diversos pajarillos, como herrerillos, abejarucos, oropéndolas...

Ya en el barranco, conocido en la zona como el del Arco, caminamos un trecho por el mismo cauce. Chopos, retama, lentisco, ranas, la humedad y la sombra refrescan el ambiente. La fuente del Berro, de agua muy apreciada, se oculta entre la maleza. En esta fuente se hacia un alto en el camino para refrescarse y reponer fuerzas. A la salida del barranco encontramos un ancho camino que seguimos, ascendente, a la derecha, con rumbo. A partir de este momento, y hasta la finalización de este tramo, nuestro entrañable camino coincide con el paso de ganados llamado Colada de Gambalia.

Cruzamos el Barranco del Calderón de aguas constantes, junto a las derruidas paredes de los corrales del Berro. Muy pronto, ante una pronunciada curva, nos invita a la izquierda el trazado de nuestro entrañable camino, al que por supuesto seguimos. Nos despegamos progresivamente del Barranco del Arco, que nos muestra su atrayente cañón.

Entre dos campos de cultivo enlazamos de nuevo con un camino de vehículos, que por la izquierda sigue el antiguo trazado, a tramos empedrado. Encontramos retamas y espino blanco en la zona de más umbría, cultivos de almendros en los pequeños llanos.

En el collado comenzamos a descender, a pocos metros el camino describe una curva en ángulo recto; pero nosotros seguimos recto por el antiguo itinerario hasta la seca Fuente del Royo, con su balsa, acequia de riego y abrevadero esperando años lluviosos.

El Corral de Pinocho, con una era de trillar, se asoma desde el otro lado del camino. A pocos metros un trecho con un elaborado empedrado. Ya divisamos la blanca Teresa, al pie de la ladera. El camino desemboca en una pista bordeada de cipreses, junto al Barranco Jalve. Desde esta posición podemos contemplar al frente las dos ennegrecidas Cuevas del Bru, situadas entre los cinglos grisáceos. Se cuenta que era guarida del Tío Máñez, celebre bandolero que osaba retar con gritos a la Guardia Civil que le perseguía. Mientras subían a prenderle escapaba a la montaña por los pasos que bien conocía.

Proseguimos por esa pista a la izquierda. Se nos presentan los primeros campos de olivos, indicativo de la benignidad de las temperaturas en las proximidades del Río Palancia, que ya tenemos al frente. Encontramos un corral donde se siguen guardando las ovejas poco antes de alcanzar el semi derruido Molino de la Palanca, que dejó de rodar a finales de la posguerra. La acequia sigue regando los huertos. En este punto conectamos con el PRV-80 en su tramo de Teresa a las Ventas de Bejís.

Acompañados por frutales, chopos, saúcos... y el canto de ruiseñores, solo nos resta cruzar el estrecho Puente de la Palanca sobre el río para alcanzar la Carretera de Teresa a Bejís. Siguiendo la carretera (tramo no señalizado) llegaremos en apenas 1 Km. a Teresa.

Imágenes: 
Lu Ma Mi Ju Vi Do
 
 
 
 
 
 
1
 
2
 
3
 
4
 
5
 
6
 
7
 
8
 
9
 
10
 
11
 
12
 
13
 
14
 
15
 
16
 
17
 
18
 
19
 
20
 
21
 
22
 
23
 
24
 
25
 
26
 
27
 
28
 
29
 
30
 
31
 
 
 
 
 
 
Portal desarrollado con Drupal